Venezuela 2 Bolivares Cabo Blanco 1936 VF25

$265.00

2 Bolivares 1936

Leproceria Cabo Blanco

Condición : VF25

 

1 disponibles

Descripción

 

 

JACINTO CONVIT: DE “CABO BLANCO” A LA ETERNIDAD.

El impactante sufrimiento en el alma de aquel inquieto muchacho aprendiz, en víspera, de Hombre, de Médico… de Sabio, fue desgarrador y determinante; se encendió para siempre en él, una llama, luego hoguera de amor, mezcla de iracunda y obstinada entrega al estudio y la lucha sin cuartel, con absoluto desprendimiento, por el bienestar y curación de quien sufría el inminente final ante una abominable enfermedad objetos del desprecio, execración, la soledad y el abandono aterrador.

Leproscomio de Cabo Blanco, antesala al Infierno.

“La lepra no tenía cura. A la gente la cazaban en la calle. Nadie se preguntaba qué pasaría con el alma de aquellas personas, con sus familias. Los hospitalizaban tan sólo por sospechar que padecían la enfermedad. Se tapaban los espejos, como si el reflejo del mal fuese a contaminar hasta las sombras. Era un desastre”. (…) “…los tomaban del interior del país, los metían en un camión y los llevaban a las leproserías… los embarcaban en una goleta llamada “El Cisne”que venía y tardaba como 15 días. Así era la situación de difícil, que yo una noche recibí una persona maniatada con cadenas, lo traían de Oriente en un camión custodiado con gente armada, un pobre hombre que lo único que tenía era que había sido infectado con lepra” 1.

Transcurría el año 1937 y el estudiante de medicina, a instancias de su mentor Dr. Martín Vegas, quien le impartía clases de dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, visita aquella “cárcel que había que destruir” y que desde el 1938, ya como Médico Residente, se instituyó en su espíritu como Universidad definitiva y eterna.

Cabo Blanco, era una inmensa casona, construida e inaugurada en Mayo del 1906, por Cipriano Castro, en el otrora Departamento Vargas cerca de la capital de Venezuela. Estaba ubicada en parte de lo que hoy es la pista delAeropuerto de Maiquetía. Allí labora hasta 1943 alternando la dolorosa y angustiante atención al leproso con la Dirección ad Honorem de la Cruz Roja (Seccional La Guaira), la consulta de enfermedades de la piel del Dispensario Central, perteneciente a la escuela de Venereología, ubicado de Conde a Piñango (Caracas) y su especialización (25 de junio de 1940) en Medicina Interna, enfermedades de la piel.

La Luz del Mundo

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5: 13-16)

En 1942, junto a José Sánchez Covisa, Martín Vegas, Juan di Prisco y otros eminentes dermatólogos, funda la Sociedad Venezolana de Dermatología y Venerología. Siendo electo como su primer Presidente. E inicia el periplo instrucciónal más allá de su frontera patria.

Durante los años 1944 y 45 viaja a los Estados Unidos para estudiar en la Unidad de Cáncer y Piel de la Universidad de Columbia y en la Universidad Western Reserve (Cleveland, Ohio).

Ese 1945, es enviado por el Ministerio de Sanidad al Brasil, para observar los servicios antileprosos de ese país, y es nombrado a su regreso director de las leproserías nacionales, cargo que desempeñó hasta 1946. Fue el primer director de la División de lepra del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social desde su fundación, el 1 de julio de 1946, y desde este cargo dio un vertiginoso impulso a la lucha antileprosa en Venezuela, a través de la creación de 20 servicios antileprosos y 171 dispensarios. En 1958 es nombrado Jefe del Servicio de Dermatología, y tres años más tarde, en abril de 1961, recibe la Orden del Libertador en el grado de Comendador y la Medalla Cultura Gaspar Vianna, conferida por el Ministerio de Salud del Brasil, en ese Agosto. Diez años después, desde 1971 hasta el presente, como premio a la constancia, es nombrado Director del Centro Colaborador para Referencia e Investigación en Identificación Histológica y Clasificación de la Lepra de la Organización Mundial de la Salud. (OMS)

 

 

 

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.